Skip to content

Me engañó en nuestra luna de miel

Sé que el título suena como una escena de una película de comedia romántica o alguna serie, pero es lo que me sucedió durante mi luna de miel. Mi esposa y yo elegimos ir a Puerto Escondido a consumar nuestro matrimonio, pero jamás imaginé de lo que era capaz de hacer cuando estaba lejos de mí en nuestro viaje. Quizá se estén preguntando cómo es que nos separábamos si apenas habíamos contraído matrimonio, pues déjenme contarles esta breve historia que rompió mi corazón y mi alma.

Todo iba de las mil maravillas los primeros dos días, estuvimos caminando por la playa y nadando, íbamos a comer y a cenar, nos las estábamos pasando estupendamente bien, hasta que el tercer día y el fatídico, tuve que salir a buscar un banco porque había un problema con mi tarjeta de crédito que no me pudieron resolver por vía telefónica, así que dejé a mi esposa que durmiera porque me dijo que estaba muy cansada. Resulta que cuando iba a medio camino en el taxi recibí una llamada del banco diciéndome que todo ya se había arreglado, así que le pedí al chófer que me llevara de vuelta.

El destino sabe lo que hace y por algo me envió esa llamada. Cuando volví al hotel, me dirigí a la habitación y sólo pensaba en acostarme junto a mi esposa, abrazarla y dormir junto a ella, pues esta situación me había estresado sobremanera. Al ingresar la llave del cuarto, abro la puerta y veo a un hombre corriendo al baño con la sábana puesta encima. Mi mujer estaba desnuda en la cama, yo no podía creer lo que estaba pasando hasta que el hombre salió del baño y dijo que no sabía que estaba casada. Mentira, mi esposa tenía puesto el anillo, ni siquiera fue para quitárselo. En ese momento le pedí el divorcio.

Comments are closed.